Sin agua el ser humano no podría vivir, ya que es un líquido que prácticamente mantiene el correcto funcionamiento de todo su organismo. Por ejemplo, con el agua se logra una buena respiración, circulación, el funcionamiento de los riñones, la digestión, los sistemas de defensa, se hidrata la piel. ...